El PrEP llegará a México a finales de 2018. ¿Cuáles son sus efectos y sus promesas?

Fuente: Gatopardo

PREP llega a México, portada

Cada que Javier se hace una prueba de VIH la angustia le recorre el cuerpo. Cualquiera que se haya hecho un análisis médico barajea en lo más profundo de la mente la posibilidad de que el resultado no sea favorable y Javier se enfrenta, al menos dos veces al año, a esa terrible espera en uno de los pasillos de la Clínica Condesa. Lo hace consciente de que “siempre es mejor saber con tiempo y tratarse, que enterarse cuando ya no se puede hacer nada”.

Con los músculos menos tensos tras recibir un diagnóstico “no-reactivo”, Javier siente como si hubiera vuelto a nacer. Él pertenece a uno de los grupos más vulnerables al contagio del VIH en el país, según el CENSIDA: los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). Entre los grupos vulnerables se encuentran también las mujeres transgénero, además de las y los trabajadores sexuales. Los derechos educativos y sexuales de muchos se han visto limitados por políticas públicas que simplemente los ignoran y los dejan vulnerables ante las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Desde hace un par de semanas Javier se convirtió en una de las primeras personas en México que son parte de un protocolo de prevención de VIH, llamado PrEP o Profilaxis pre-exposición. Este método revolucionó desde el 2012 la batalla que se tiene contra esta pandemia en Estados Unidos y algunos países de Europa. “Cualquier persona que este usando la profilaxis puede reducir hasta en un 92% las probabilidades de contagio al tener un encuentro sexual de riesgo”, dice en entrevista para GatopardoJosé Luis Montenegro, coordinador de Comunicaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas. “Pero es importante decir que el PrEP no es un método de sustitución del preservativo”, enfatiza. La organización a la que pertenece implementará en México a finales del 2018, junto con la Fundación México Vivo, esta estrategia de prevención contra el VIH.