Navega per la categoria

tratamiento

No, no se ha conseguido eliminar el VIH con células madre en seis pacientes

Fuente: Euronews

No, no se ha conseguido eliminar el VIH con células madre en seis pacientes

No, un trasplante de células madre no ha conseguido erradicar el VIH de seis pacientes (desgraciadamente), como muchos medios hemos publicado en las últimas horas. O quizás sí, pero todavía tiene que ser confirmado. En todo caso los autores de la investigación rechazan afirmarlo.

Es cierto que un estudio liderado por científicos españoles ha conseguido volver el virus indetectable en cinco personas infectadas de las 6 que participaron mediante trasplantes de células madre, procedentes de cordón umbilical y médula ósea.

Es cierto que uno de ellos ni siquiera presentaba anticuerpos, lo que se conoce como serorreversión, un fenómeno que “no ocurre nunca” según fuentes cercanas a la investigación.

Se trata de un hito importante que puede abrir el camino a nuevas estrategias para encontrar una cura definitiva al Sida.

La investigación fue publicada el lunes en Annals of Internal Medicine y liderada por científicos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona.

Error de interpretación o error, puro y duro

La agencia EFE publicó un teletipo con el título “Logran eliminar el VIH en seis pacientes con trasplantes de células madre”, que muchos medios en español reprodujeron, entre ellos, euronews, en un típico ejemplo de bola de nieve.

+ info

Una investigación española logra eliminar el VIH en seis pacientes con trasplantes de células madre

Fuente: el diario.es

Científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid han logrado que seis pacientes infectados por el VIH hayan eliminado el virus de su sangre y tejidos tras ser sometidos a trasplantes de células madre.

La investigación, que publica hoy la revista Annals of Internal Medicine, ha confirmado que los seis pacientes que recibieron un trasplante de células madre tienen el virus indetectable en sangre y tejidos e incluso uno de ellos ni siquiera tiene anticuerpos, lo que indica que el VIH podría haber sido eliminado de su cuerpo.

Los pacientes mantienen el tratamiento antirretroviral, pero los investigadores creen que la procedencia de las células madre -de cordón umbilical y médula ósea-, así como el tiempo transcurrido para lograr el reemplazo completo de las células receptoras por las del donante -dieciocho meses en uno de los casos- podrían haber contribuido a una potencial desaparición del VIH. Esto abre la puerta a diseñar nuevos tratamientos para curar el sida.

+ info

El uso de anticuerpos del VIH ampliamente neutralizantes logra mantener la supresión virológica sin antirretrovirales

Fuente: gTt-VIH

Un estudio de fase Ib con dos anticuerpos ampliamente neutralizantes, conocidos como 3BNC117 Y 10-1074, ha logrado que personas con carga viral indetectable la mantuvieran durante hasta 30 semanas sin antirretrovirales y con solo 3 infusiones de los anticuerpos separadas entre ellas 3 semanas. La misma estrategia –usada en otro estudio– habría logrado reducciones de la carga viral de hasta 2log copias/mL en personas que no se encontraban en tratamiento antirretroviral y tenían carga viral detectable.

Aunque los tratamientos antirretrovirales actuales logran suprimir la carga viral hasta niveles muy bajos –consiguiendo que la infección se cronifique, el virus deje de poder transmitirse y se pueda tener una buena calidad de vida– todos estos beneficios se interrumpen si la persona deja de tomar los medicamentos tal y como se han prescrito. Entre las terapias de simplificación que se están investigando hoy en día, la administración periódica de anticuerpos ampliamente neutralizantes es una de las más esperadas por sus potenciales efectividad y tolerabilidad.

Los anticuerpos 3BNC117 and 10-1074 fueron desarrollados en la Universidad Rockefeller de Nueva York (EE UU) y ya habían obtenido buenos resultados con anterioridad en primates no humanos frente al virus de la inmunodeficiencia símica (VIS). Pero el camino de los anticuerpos ampliamente neutralizantes no ha sido sencillo. Así, análisis previos con el anticuerpo VRC01 mostraron solo efectos modestos, con rápidas mutaciones del virus que le conferían resistenciaal anticuerpo (véase La Noticia del Día 06/09/2017).

Ello llevó a los investigadores a diseñar el primero de los estudios, en el que se combinaron 2 anticuerpos (3BNC117 y 10-1074) que se unen a dos regiones diferentes del virus, usando la misma estrategia que ya funcionó en el diseño de la terapia antirretroviral: combinar fármacos (en este caso anticuerpos) de familias diferentes.

Un total de 11 participantes en tratamiento antirretroviral y con carga viral indetectable, fueron incluidos en el estudio. Un cribado previo hizo que 9 de los participantes tuvieran VIH sensible a los dos anticuerpos y que los dos restantes tuvieran virus resistente a uno de los anticuerpos.

Todos los participantes interrumpieron el tratamiento antirretroviral al entrar en el estudio y recibieron infusiones de 30 mg/Kg de cada uno de los dos anticuerpos al inicio del estudio, a las 3 semanas y a las 6 semanas.

Los nueve participantes con virus sensible a ambos anticuerpos mantuvieron la supresión virológica entre 15 y 30 semanas (mediana de 21 semanas) y ninguno de ellos desarrolló resistencias a alguno de los dos anticuerposLos dos participantes que tenían virus resistentes a uno de los anticuerpos presentaron un rebote virológico más rápido y sí que desarrollaron mutaciones de resistencia frente al anticuerpo al que inicialmente su virus era sensible.

Los análisis de los reservorios no permitieron detectar diferencias estadísticamente significativas entre el tamaño de los reservorios antes y después de la inmunoterapia, aunque los investigadores sugieren que el estudio no estaba específicamente diseñado para ello.

En este primer estudio, los dos anticuerpos fueron seguros y bien tolerados, sin que conllevaran efectos adversos graves. Dos de los participantes refirieron fatiga moderada.

En el segundo de los estudios se utilizaron los mismos anticuerpos, la misma pauta (1 administración cada 3 semanas hasta un total de 3) y la misma dosis (30 mg/Kg) que en el primero, aunque, en lo relativo a la pauta, en algunos de los participante se administró una dosis única de cada anticuerpo al inicio. La diferencia fue que en este estudio se incluyó a 8 personas en tratamiento antirretroviral con carga viral indetectable y a 7 que no tomaban tratamiento antirretroviral y tenían una carga viral promedio de 11.494 copias /mL. El 40% de los participantes en la cohorte de la que se seleccionaron los participantes con viremia detectable tenía virus sensibles a ambos anticuerpos. El 70% de los participantes eran hombres.

El descenso promedio de la carga viral en los participantes con viremia detectable fue de 1,65log copias/mL y la viremia permaneció significativamente reducida hasta el día 86 de estudio. Las cuatro personas con virus sensibles a ambos anticuerpos mostraron un descenso promedio más pronunciado (de 2log copias/mL) y presentaron reducción significativa de la carga viral hasta el día 94. El optar por tres infusiones de anticuerpos en vez de por una se asoció a un aumento de la supresión virológica (p= 0,00018).

En tres de los 4 participantes con viremia detectable y virus sensibles inicialmente a los dos anticuerpos aparecieron mutaciones de resistencia a 10-1074, pero no a 3BNC117. Como en el caso del primer estudio, en este segundo estudio los dos anticuerpos fueron seguros y bien tolerados, sin que conllevaran efectos adversos graves

Los Institutos Nacionales de Salud de EE UU (NIH, en sus siglas en inglés) han anunciado el inicio de un ensayo clínico en el que evaluarán la administración periódica de los mismos dos anticuerpos ampliamente neutralizantes en personas con el VIH. El estudio permitirá conocer la seguridad de la estrategia y arrojará también ciertos datos preliminares de eficacia que pueden permitir la confirmación de los hallazgos actuales.

Una investigación afina qué tratamiento es mejor contra el VIH

Fuente: El Periódico

Una investigadora de la Facultad de Medicina del Hospital Germans Trias i Pujol, en Badalona, inspecciona una muestra con VIH.

La epidemia del VIH no supone los mismos desafíos para todos los países. Y su tratamiento tampoco. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en algunas regiones en vías de desarrollo más del 10% de las nuevas infecciones son causadas por virus resistentes. De ahí que se esté planteando que el inicio del tratamiento del virus de la inmunodeficiencia humana vaya precedido de un test de resistencias en el que se evalúe si el virus se puede frenar mediante medicamentos antirretrovirales de primera línea o si por el contrario es necesario explorar otras alternativas terapéuticas (cuyo coste suele ser mucho mayor). Ahora, una nueva investigación apunta a un nuevo umbral de diagnóstico que permitirá plantear más afinadamente el tratamiento más efectivo para atacar el VIH.

Si una persona toma un fármaco al cual el VIH es resistente nos exponemos a dos principales riesgos: que la infección no se frene y que el tratamiento en sí acabe suponiendo un sobrecoste económico innecesario”, explica Roger Paredes, investigador principal del grupo de Genómica Microbiana de IrsiCaixa y médico de la Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona. Mientras que en algunos países como España los tratamientos de segunda línea suelen encontrarse de manera fácil y a precios no excesivamente altos, en el caso de países con escasez de recursos el acceso a estos tratamientos supone un reto.

“En muchos países de renta baja – como es el caso de algunos del África subsahariana– los tratamientos de segunda línea suelen ser mucho más caros y escasos, por lo que tan solo se prescriben a aquellos pacientes cuyo virus cuente con mutaciones resistentes al tratamiento de primera línea”, añade Paredes. “De ahí que nuestra preocupación fuera establecer a partir de qué punto es realmente necesario y eficaz hacer el cambio de primera a segunda línea, para no agotar opciones teratpéuticas y no suministrar un medicamento más caro de forma innecesaria“, añade el investigador.

+ info

Los retos de la lucha contra el VIH: “España debe aspirar a eliminarlo totalmente”

Fuente. El Confidencial

Hace 31 años, el mundo conoció los antirretrovirales, que con el tiempo han servido para el tratamiento del VIH con una evolución más que positiva. Sin embargo, la infección sigue presente en la sociedad y todos los organismos sanitarios se hacen la misma pregunta: ¿qué hay que hacer para seguir en la lucha hacia la desaparición definitiva de las infecciones de VIH?

Para obtener respuestas, hemos acudido a los expertos, reuniendo a Antonio Alemany, director general de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid; Julia del Amo, epidemióloga del Instituto de Salud Carlos III, y José Ramón Arribas, jefe de la Unidad de Infecciosos del Hospital Universitario La Paz, en torno a la mesa redonda ‘Nuevos retos en la lucha contra el sida’, organizada por El Confidencial en colaboración con Gilead.

El objetivo: 90-90-90

En 2014, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (Onusida) puso en marcha la estrategia 90-90-90, que tiene tres objetivos fundamentales:

  1. Diagnosticar al 90% de las personas infectadas por el VIH en todo el mundo.
  2. Someter al 90% de los diagnosticados a la terapia antirretroviral.
  3. Lograr la supresión virológica en el 90% de los pacientes tratados.

+ info

PETER SANDS, DIRECTOR DEL FONDO MUNDIAL CONTRA EL SIDA, LA TUBERCULOSIS Y LA MALARIA “El precio ya no es el mayor obstáculo para tratar el VIH y la tuberculosis”

Fuente: El País

Peter Sands, director del Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, el martes en Madrid.

Hacía ocho años que un director del Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria no visitaba España. Lo hace estos días Peter Sands, nacido en Plymouth, Reino Unido, hace 56 años –aunque recalca que eso fue un accidente y que creció en Asia, en Malasia y Singapur–, una semana después de presentar el informe anual de la organización y a una semana de que se celebre una reunión que considera estratégica: la de alto nivel que la ONU va a celebrar sobre la tuberculosis. Y, aunque su organización trabaja, sobre todo, en financiar proyectos, lo tiene claro: “Actualmente, el precio ya no es el mayor obstáculopara conseguir un tratamiento universal de pandemias como el VIH o la tuberculosis”. Sands apunta a otro factor: la debilidad de los sistemas sanitarios para identificar a los afectados y ofrecerles un tratamiento que, en el caso del VIH, es para toda la vida y, en el de la tuberculosis, “largo y difícil de mantener”.

Para empezar, Sands hace un balance muy positivo de los resultados de la organización –”Y yo, que llevo un año en el puesto, no tengo ningún mérito en ello, porque hablo de datos de 2002 a 2017″, afirma ante un reducido número de periodistas convocados por el Fondo y la organización ISGlobal, en cuya sede madrileña se concierta la rueda de prensa y la entrevista posterior–. “27 millones de vidas salvadas entre las tres grandes epidemias, con importantes reducciones en la mortalidad (el 40% en sida, el 42% en malaria y un progreso menor en tuberculosis, el 21%)”.

Pese a ello, él es el primero en admitir que “no hay lugar para la complacencia”. Y es que el tercero de los Objetivos del Milenio (ODM) que la ONU ha establecido indica que debe llegarse a un control de las tres enfermedades en 2030. Y eso no está tan cerca.

En el sida (la enfermedad causada por la infección con el VIH) “aún hay dos millones de nuevos casos al año”, recuerda Sands. Y, dentro de ellos, destaca que cada día se infectan 1.000 mujeres jóvenes o adolescentes. Es el grupo que más preocupa porque muchos de los países más afectados, como Zambia, tienen una población en aumento y están en medio de un auge de nacimientos, por lo que si no se corta la transmisión ahora, en 10 años habrá muchas más chicas en riesgo, explica el experto.

+ info

Les persones amb VIH en tractament tenen «risc zero» de transmissió del virus, segons un estudi

Fuente: Diari de Girona

Les persones amb VIH en tractament tenen «risc zero» de transmissió del virus, segons un estudi

es persones positives en VIH que segueixen un tractament amb antirretrovirals tenen “risc zero de transmetre el virus” a les seves parelles, segons ha conclòs l’estudi observacional Partner-2, el més destacat fet a nivell europeu a parelles d’homes homosexuals serodiscordants, ha explicat el director del centre comunitari BCN Checkpoint, Ferran Pujol.

En roda de premsa aquest dimecres, el responsable mèdic del BCN Checkpoint i investigador de l’Institut de Recerca de la Sida IrsiCaixa, Pep Coll, ha explicat que es va fer un seguiment durant quatre anys a 783 parelles d’homes d’una quinzena de països, en les quals un era positiu en VIH i l’altre negatiu, i el 32% tenia relacions sexuals fora de la parella.

Durant el treball es van produir 15 infeccions per VIH: 11 d’aquestes persones van afirmar haver tingut relacions amb altres persones, per la qual cosa la infecció es va contreure fora de la parella, i en les quatre restants, l’estudi filogenètic del virus va mostrar que no coincidia amb el de la seva parella, per la qual cosa “no va haver-hi cap transmissió del virus del VIH”.

+ Info 

 

Modificación de genes, el futuro en el combate al cáncer y el VIH

Fuente: The New York Times 

Los científicos han encontrado por primera vez una forma de eliminar de manera eficaz y precisa los genes de los leucocitos del sistema inmunitario y sustituirlos con remplazos benéficos en mucho menos tiempo que el que normalmente toma modificar los genes.

Si la técnica puede replicarse en otros laboratorios, podría abrir nuevas posibilidades de tratamiento para una gran variedad de enfermedades, incluyendo el cáncer, infecciones como la del VIH y padecimientos autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide.

El nuevo trabajo, publicado recientemente en la revista Nature, “constituye un gran avance”, dijo John Wherry, director del Instituto de Inmunología de la Universidad Estatal de Pensilvania, quien no participó en el estudio.

Sin embargo, como la técnica es tan nueva, ningún paciente ha sido tratado con ella.

+ info