Browse Category

sida

Una investigación española logra eliminar el VIH en seis pacientes con trasplantes de células madre

Fuente: el diario.es

Científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid han logrado que seis pacientes infectados por el VIH hayan eliminado el virus de su sangre y tejidos tras ser sometidos a trasplantes de células madre.

La investigación, que publica hoy la revista Annals of Internal Medicine, ha confirmado que los seis pacientes que recibieron un trasplante de células madre tienen el virus indetectable en sangre y tejidos e incluso uno de ellos ni siquiera tiene anticuerpos, lo que indica que el VIH podría haber sido eliminado de su cuerpo.

Los pacientes mantienen el tratamiento antirretroviral, pero los investigadores creen que la procedencia de las células madre -de cordón umbilical y médula ósea-, así como el tiempo transcurrido para lograr el reemplazo completo de las células receptoras por las del donante -dieciocho meses en uno de los casos- podrían haber contribuido a una potencial desaparición del VIH. Esto abre la puerta a diseñar nuevos tratamientos para curar el sida.

+ info

Los estragos que el sida hizo en el arte

Fuente. El País 

Los estragos que el sida hizo en el arte

El primer panel de cada exposición, ese que suele resumir la biografía del artista homenajeado, incluye una frase casi idéntica. “Murió por complicaciones derivadas del sida”, reza la funesta apostilla que alude al exterminio provocado por la enfermedad en los ochenta y los primeros noventa. La generación de artistas que emergió durante ese periodo, diezmada por el avance imparable del VIH en las grandes ciudades, ha protagonizado la temporada estival en Nueva York, donde distintas muestras han reexaminado un periodo poco documentado por las instituciones del arte. La principal es la retrospectiva que el Whitney Museum ha dedicado a David Wojnarowicz, figura emblemática de aquel arte de guerrilla que proliferó hace varias décadas en los decadentes muelles del río Hudson, acogida con una mezcla de aplausos y controversia.

da y mutante, en la que se mezclan la pintura, la escultura, la fotografía, el collage y el vídeo. Para el artista, como para tantos en aquel tiempo, lo personal era deliberadamente político. Antes de fallecer en 1992, a los 37 años, Wojnarowicz tuvo tiempo de liderar una batalla: la que hizo que las autoridades de su país, “esa máquina de matar llamada América”, admitieran la existencia de una epidemia que mataba a miles de personas al año en medio de una indiferencia casi general. Su obra nunca sería objeto de los laureles que sí recibieron otros artistas de ese círculo, como Keith Haring, convertido en improbable carne de merchandising. La muestra en el Whitney, que llegará al Reina Sofía en mayo de 2019, aspira a reparar ese olvido.

+ info

El Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria pide al Gobierno que España vuelva a ser país donante

Fuente: infosalus

El Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria pide al Gobierno que España vuelva a ser país donante

El director ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, Peter Sands, ha visitado este martes España para pedir al Gobierno de Pedro Sánchez que el país vuelva a ser un socio donante, recordando que desde el año 2010 no ha realizado ningún tipo de contribución. Desde el año 2002, fecha de su creación, el Fondo Mundial ha recibido más de 600 millones de euros (723 millones de dólares) por parte de España, presupuesto que situó al país entre los die …

Leer mas: http://www.infosalus.com/actualidad/noticia-fondo-mundial-contra-sida-tuberculosis-malaria-pide-gobierno-espana-vuelva-ser-pais-donante-20180918164514.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

REFLEXIONES FILOSÓFICAS ACERCA DEL VIH/SIDA Y LA BIOÉTICA

Karelia Pérez Benet

Sucel Ramos Flores

Es meritorio investigar acerca  de los esfuerzos que nuestro país hace para controlar el avance de la infección por VIH, el futuro parece agravarse tras el aumento del número de casos nuevos; el SIDA representa una de las principales causas de muerte en hombres y mujeres en el mundo.
En el marco de la bioética para la atención a la salud, existen varias reflexiones sobre la comunicación médico-paciente, la necesidad del humanismo, el enfoque bioético, la repercusión del SIDA en los niños, sobre diversos aspectos éticos de las relaciones sociales y la atención a la salud de los pacientes VIH/SIDA, dentro de la dinámica de una sociedad compleja y demandante como la contemporánea donde se ha adquirido conciencia del respeto a la autonomía de los pacientes. La relación médico-paciente VIH/SIDA requiere humanismo, contribuyendo de este modo a construir una sociedad más justa y solidaria y evitando las habituales tendencias al sesgo, el carácter sensacionalista y morboso que a lo largo de los años de evolución de la pandemia, desafortunadamente ha sido difundida a la población.
Se hace énfasis desde el punto de vista social, hay que vencer los tabúes y la discriminación que desata el SIDA; todas las formas de transmisión del VIH, en nuestro medio, son previsibles, por esto para detener la epidemia es esencial llevar la enseñanza, desarrollar habilidades de comunicación eficientes, adoptar decisiones responsables y autoestima; esto se logra promoviendo la salud sexual en los escolares y jóvenes en general en su círculo de amistades, en la escuela y en su Comunidad, y constituye un desafío de la sociedad actual.

+ info 

“El sida me enseñó a vivir”

Fuente: El País 

Dmytro Sherembey en una imagen de su archivo personal.

Le dieron dos meses, “como mucho”. Dmytro Sherembey fue diagnosticado de VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) en 2001, con 24 años. Su “mala vida” —resumida en alcohol, drogas y sexo sin protección— desembocó en unas siglas que presagiaban lo peor. Cuando se sentó frente al médico estaba demacrado. Había frenado el carro hacía unas semanas, debido a una preocupación latente que no ahogaban ni sus travesías lisérgicas. Pero moverse por el mundo le costaba como si estuviera buceando el aire. La conciencia y la anatomía le pesaban más de lo habitual. Y decidió plantarse en la consulta con su mejor rostro. Si los análisis daban negativo, pensó, es que podía con todo: era invencible. Si salían positivos, cambiaría su hoja de ruta por el mundo.

Como se puede intuir, no tuvo más remedio que optar por la segunda parte del plan. El mazazo que recibió en aquel centro de salud volteó por completo sus aspiraciones, su futuro. Le llegó, dice ahora en un bar del centro de Kiev, en una época “sin apenas información” sobre la enfermedad. Al menos, puntualiza, en Ucrania, su país. Los resultados tardaron dos semanas desde la extracción de sangre. Un tiempo que dedicó a pensar sobre el amor a su familia, que había descuidado en su periodo de maceración etílica, o sobre las reglas que la existencia marca: descubrió que saltárselas acarrea consecuencias irreversibles. “Sobre todo, creía que mis posibilidades para cualquier cosa se reducían mucho”, rememora. Una “catástrofe” anímica, describe, causada por el sentimiento de culpa y la sentencia de muerte expedida por los médicos.

+ info 

De qué se ha hablado en el congreso de sida más grande del mundo

Fuente: EL País

La 'drag queen' Jennifer Hopelezz se dirige al público en la 22ª Conferencia Internacional de Sida, que se ha celebrado en Ámsterdam.

Los congresos mundiales de sida, que se celebran cada dos años, tienen algo que los hacen distintos de cualquier otra conferencia médica: además de hacer un repaso a la última ciencia sobre el VIH, cuentan con un componente social que acapara buena parte de la atención. Porque en esta enfermedad, la estigmatización, las leyes, la discriminación y las decisiones políticas son casi igual de importantes que las investigaciones para acabar con ella.

El de Ámsterdam, que finalizó el pasado viernes tras una semana de sesiones, ha aportado más conversación en torno a estos asuntos que a los puramente científicos. Este es un resumen de lo más destacado que se ha hablado en Aids 2018.

No se consiguen los objetivos y falta dinero

Pocos lo dijeron claramente. La frase más repetida fue que “no estamos en la buena senda”. Pero la comunidad científica asume que resulta prácticamente imposible llegar al objetivo que la comunidad internacional se había marcado para 2020. Es el llamado 90-90-90: que el 90% de los portadores del virus conozca su condición, el 90% de ellos la trate y, de estos, el 90% tenga una carga viral indetectable. Y esto es, en buena medida, por la falta de fondos, que han decrecido en el último lustro. Si no suben las aportaciones de los donantes, “los logros de las últimas dos décadas pueden quedar en nada”, según Linda-Gail Bekker, presidenta de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, por sus siglas en inglés, organizadora del congreso).

+ info

La cura del VIH se resiste. Este es prácticamente el único campo científico en el que el congreso AIDS 2018 no presenta avances

Fuente: El País

“Hemos aprendido mucho” es, en ciencia, lo que “lo hemos dado todo” es al deporte, el mensaje de que algo no ha funcionado. Y ese ha sido el planteamiento que esta mañana ha utilizado Sarah Fidler, del Imperial College de Londres, en la Conferencia Internacional sobre el Sida AIDS2018 que se celebra en Ámsterdam, al explicar lo sucedido con el ensayo más avanzado hasta la fecha para intentar una cura del VIH, el Diver. La prueba, basada en la estrategia kick and kill, que podría traducirse por sacar y matar, consistía en una combinación que juntaba un medicamento para obligar al virus a abandonar sus reservorios (los órganos como el cerebro en los que el VIH queda latente) seguido de un tratamiento antiviral para acabar con él. “No ha habido diferencia entre el grupo de control y el otro”, ha dicho la investigadora.

La cura del VIH es prácticamente el único campo científico —la parte social está, de momento, en un segundo plano de la agenda oficial— en el que el congreso, al que EL PAÍS ha acudido invitado por ViiV, no presenta avances. La gran esperanza futura es la vacuna. El ensayo de un modelo mosaico, que cotiene parte de las muchas cepas del VIH que existen, sigue adelante. Frank Tomaka, del laboratorio Janssen, ha anunciado pruebas ya en África, una vez se ha visto que el prototipo genera una respuesta inmune duradera de, al menos, un año y sin efectos adversos. Queda, por tanto, un largo camino.

+ info

Más de 15.000 personas de todo el mundo se encuentran en la conferencia internacional de Ámsterdam para debatir los últimos avances y los problemas en torno al VIH

Fuente: El País

Los voluntarios Jevany Catherine (a la derecha) y Tjark Blackmore en la conferencia anual sobre VIH, en Ámsterdam.

Cientos de lazos rojos decoran estos días la capital de los Países Bajos; en sus tranvías y en carteles de las calles de toda la ciudad hay un mensaje: “Sida: un millón de muertes al año. Población de Ámsterdam: 900.000”. La ciudad acoge desde este lunes y durante toda la semana la conferencia internacional sobre VIH (Aids2018), uno de los mayores eventos sobre salud que se celebran en el mundo.

Más de 15.000 personas —entre las que hay 800 periodistas de todo el mundo— estarán presentes en una cita que combina la exposición pública de los últimos avances médicos y científicos contra la enfermedad que ha sido durante años la infección más letal del mundo —desde hace tres la tuberculosis se cobra más víctimas— con un importante componente de la sociedad civil. Si algo bueno tiene el sida, es que es capaz de movilizar por una misma causa a cientos de organizaciones que luchan por el acceso equitativo a un tratamiento que convierte este mal potencialmente mortal en una enfermedad crónica y que se rebelan contra el estigma y la criminalización de quienes la sufren. Un ejemplo es el de los seropositivos en ciertos países de oriente próximo, como Omar Sharif Jr., el nieto del célebre actor, que presentó la gala de inauguración: “Fui la primera personalidad pública que se declaró gay en mi región [es procedente de Egipto]. No es fácil, como sucede con los portadores del VIH, sufrí insultos y amenazas de muerte”. Como dijo en el acto Peter Reiss, presidente local del congreso, “es tan necesaria una vacuna contra el virus como contra el estigma que produce”.

+ info

La lucha contra el sida se sube a la ola del #MeToo

Fuente: El País

Desde hace meses, los ecos del movimiento feminista #MeToo resuenan en casi todas las esquinas del planeta. Una mayor concienciación sobre la violencia contra las mujeres empieza a calar. Una oportunidad que los responsables de otra batalla aún por ganar, la del sida, no quieren dejar pasar. Sobre todo, subrayan, porque hay un vínculo demasiado estrecho entre la violencia de género y esta enfermedad.

“Tenemos que usar el #MeToo, esta ola que nos obliga a revisar cuestiones de discriminación, de violencia en la comunidad, de marginación de las mujeres”, afirmó en París el director ejecutivo de Onusida, Michel Sidibé. “Hay que usar este movimiento para reforzar el vínculo, que ya existía, de la lucha contra el sida y la violencia contra las mujeres”, insistió el miércoles al presentar los no muy alentadores datos del último informe anual sobre la batalla contra el VIH-Sida en el mundo.

La lucha contra el sida se sube a la ola del #MeToo

Datos recabados por Onusida durante 2017 dan una idea del problema. Cada semana, unas 7.000 mujeres jóvenes, de entre 15 y 24 años, son infectadas con el virus. En África subsahariana, tres de cada cuatro nuevas infecciones afectan a mujeres adolescentes de 15 a 19 años. Además, las mujeres de 15 a 24 años son dos veces más susceptibles que los hombres de vivir con VIH.

+ info