La cura del VIH se resiste. Este es prácticamente el único campo científico en el que el congreso AIDS 2018 no presenta avances

Fuente: El País

“Hemos aprendido mucho” es, en ciencia, lo que “lo hemos dado todo” es al deporte, el mensaje de que algo no ha funcionado. Y ese ha sido el planteamiento que esta mañana ha utilizado Sarah Fidler, del Imperial College de Londres, en la Conferencia Internacional sobre el Sida AIDS2018 que se celebra en Ámsterdam, al explicar lo sucedido con el ensayo más avanzado hasta la fecha para intentar una cura del VIH, el Diver. La prueba, basada en la estrategia kick and kill, que podría traducirse por sacar y matar, consistía en una combinación que juntaba un medicamento para obligar al virus a abandonar sus reservorios (los órganos como el cerebro en los que el VIH queda latente) seguido de un tratamiento antiviral para acabar con él. “No ha habido diferencia entre el grupo de control y el otro”, ha dicho la investigadora.

La cura del VIH es prácticamente el único campo científico —la parte social está, de momento, en un segundo plano de la agenda oficial— en el que el congreso, al que EL PAÍS ha acudido invitado por ViiV, no presenta avances. La gran esperanza futura es la vacuna. El ensayo de un modelo mosaico, que cotiene parte de las muchas cepas del VIH que existen, sigue adelante. Frank Tomaka, del laboratorio Janssen, ha anunciado pruebas ya en África, una vez se ha visto que el prototipo genera una respuesta inmune duradera de, al menos, un año y sin efectos adversos. Queda, por tanto, un largo camino.

+ info