Navega per l'etiqueta

género

LA PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LAS CUÑAS TELEVISIVAS SOBRE VIH

Fuente: Sida Studi

El estudio que presenta OPS en esta publicación es un gran aporte para la generación del análisis de género en los contenidos de las campañas de VIH, tomando como punto de partida la forma en que presentan en cada pieza comunicacional la relación entre hombres, mujeres y personas con diferentes orientaciones sexuales e identidades de género. Este análisis nos permitirá establecer parámetros válidos para el mejoramiento de las campañas y cualquier iniciativa de comunicación que se construya en el futuro, llevando mensajes transformadores, generando actitudes positivas e igualitarias con enfoque de igualdad de género entre las distintas audiencias. Este estudio también es una herramienta muy útil para facilitar la investigación a través del tiempo, sobre como los paradigmas o arquetipos usados en la comunicación han primado y cobrado relevancia en la mentalidad colectiva de la población, dificultando la prevención y percepción de riesgo entre las audiencias quienes van dirigidas dichas campañas. El proceso investigativo aquí planteado, ayudará a no repetir más el uso de esos íconos socialmente nocivos en la comunicación; facilitando así su deconstrucción a través de la creación de mensajes transformadores, que rompan con el proceso de fortalecimiento de los comportamientos tradicionales que hemos vivido durante muchos años en Latinoamérica y el mundo. Si bien este documento está dirigido a instituciones de salud, a los encargados del diseño de campañas de comunicación y a organizaciones de la sociedad civil que trabajan el tema de VIH o desarrollan campañas de prevención de VIH. También servirá de guía para el análisis de género en otros sectores de la comunicación, ya que mediante la identificación de buenas prácticas contenidas en el documento se podrán crear campañas y mensajes que ayuden a la transformación de la mentalidad colectiva y a eliminar la desigualdad de género en distintos aspectos y niveles de nuestra cotidianidad.

+ info

Barreras para el acceso y el uso del condón desde la perspectiva de género

Fuente: Horizonte Sanitario

Objetivo: Identificar las barreras para el acceso y el uso del condón desde la perspectiva de género. Material y Método: Se realizó un estudio descriptivo, de corte transversal, en la provincia La Habana, Cuba, desde junio del 2016 a junio del 2017. Se aplicaron técnicas tales como: revisión bibliográfica y documental, entrevistas semi estructuradas y grupos focales. Resultados: Las barreras se clasificaron como socioculturales, infraestructurales, políticas, religiosas, psicológicas y económicas. Las barreras socioculturales identificadas fueron: persistencia de tabúes, pobre percepción de riesgo, actitudes machistas en los hombres, la inequidad de género y barreras en los mensajes educativos. Las infraestructurales: no existencia de puntos de ventas no tradicionales, la inestabilidad del abastecimiento de condones en las farmacias, poca variedad del producto y no hay disposiciones que permitan la venta en los locales no estatales o privados, entre otras. Conclusiones: La identificación de las barreras para el acceso y uso del condón, aporta claridad sobre los elementos que reproducen brechas en la estrategia de Mercadeo Social del Condón y en las acciones de prevención de las ITS /VIH/ sida. Para avanzar en la respuesta nacional, se hace necesario derribar barreras, principalmente socioculturales y estructurales que frenan los esfuerzos de prevención

+ info

La lucha contra el VIH se sube a la ola del #MeToo

Fuente: El País

La lucha contra el sida se sube a la ola del #MeToo

Desde hace meses, los ecos del movimiento feminista #MeToo resuenan en casi todas las esquinas del planeta. Una mayor concienciación sobre la violencia contra las mujeres empieza a calar. Una oportunidad que los responsables de otra batalla aún por ganar, la del sida, no quieren dejar pasar. Sobre todo, subrayan, porque hay un vínculo demasiado estrecho entre la violencia de género y esta enfermedad.

“Tenemos que usar el #MeToo, esta ola que nos obliga a revisar cuestiones de discriminación, de violencia en la comunidad, de marginación de las mujeres”, afirmó en París el director ejecutivo de Onusida, Michel Sidibé. “Hay que usar este movimiento para reforzar el vínculo, que ya existía, de la lucha contra el sida y la violencia contra las mujeres”, insistió el miércoles al presentar los no muy alentadores datos del último informe anual sobre la batalla contra el VIH-Sida en el mundo.

+ info

VIH: Los que admiten que no hacen lo suficiente

Fuente: El País 

Imágenes de la campaña de Unicef para frenar el VIH entre adolescentes.

Los representantes de los Gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y organismos de las Naciones Unidas suelen llevar a las reuniones en la ONU un guion bien preparado para transmitir el buen trabajo realizado y las tareas pendientes. “Tenemos que…” es una de las muletillas que más se repiten en estos encuentros, como el Foro Político de Alto Nivel en Nueva York, en el que se evalúan anualmente los progresos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En la cita que organizó la misión de Irlanda en el marco de este foro el pasado julio ocurrió algo distinto de lo habitual: los asistentes reconocieron uno por uno que los esfuerzos para garantizar la educación y salud de las niñas no son suficientes.

“No he venido aquí a contar una historia triste”, comenzó el moderador Mohamed Sidibay, de 25 años. Podría haberlo hecho. Este activista defensor del derecho a la educación quedó huérfano durante la guerra civil en Sierra Leona. No solo fue testigo de cómo asesinaron a su familia con cinco años, sino que fue obligado a combatir. Cuando el conflicto finalizó, su comunidad le rechazó. Tras recibir apoyo de una ONG, con 14, fue invitado a impartir unas charlas sobre su experiencia como niño soldado en universidades estadounidenses. Cuando le tocaba volver, se negó a embarcar en su vuelo y decidió permanecer en EE UU para comenzar una nueva vida y trabajar para mejorar la de otros. “La mía es una historia sobre hacer lo suficiente. La pregunta es si todos pueden decir lo mismo”, agregó. Los panelistas no pudieron responder que ellos también.

Esta reflexión marcó todas las intervenciones en el debate organizado en Nueva York por la misión permanente de Irlanda ante la ONU junto con el Gobierno noruego, el Fondo Global contra la tuberculosis, el VIH y la malaria y la Alianza Global por la Educación. El tema a tratar: la relación entre la educación de las niñas y la mejora de la salud de la población, especialmente en la prevención de enfermedades infecciosas. Este reto tiene que ver, al menos, con tres de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible: el número 3.3 —para 2030, poner fin a las epidemias del sidatuberculosis y malaria—, el 4.1 —que todos los niños tengan una enseñanza primaria y secundaria completa, gratuita, equitativa y de calidad que produzca resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos— y el 5 que llama a poner fin a todas las formas de discriminación que sufren las niñas y las mujeres.

+ info